Efectivos del 112 extinguen un incendio en una vivienda de San Miguel de Aguayo

Los bomberos han conseguido salvar la casa y contener el fuego en el pajar

 

Santander - 08.01.2017

Bomberos del Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria, han trabajado durante gran parte de la noche en la extinción de un incendio originado en una vivienda ubicada en San Miguel de Aguayo. No ha habido que lamentar heridos puesto que la edificación se encuentra deshabitada.

El incidente se ha producido en una construcción de piedra y madera, con dos alturas, y un anexo compuesto de cuadra y pajar. Las llamas se han originado, por causas que se desconocen, en este último espacio y han provocado el desplome de la cubierta de unos 200 metros cuadrados.

El Centro de Gestión de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recibió una llamada alertando del incendio sobre la 01:45 horas. Hasta el lugar se desplazó a bomberos del propio servicio autonómico, pertenecientes a los parques de Reinosa y Los Corrales de Buelna, y a miembros de la Guardia Civil.

A su llegada, los efectivos del 112 se encontraron con un fuego completamente desarrollado con llamas de importante altura, que ya había provocado el colapso de la cubierta del pajar. Los incendios de madrugada son más difíciles de detectar por la ausencia de gente en la calle y la inactividad dentro de las propias casas, y suelen ser percibidos cuando la carga de humo y fuego ya son visibles en el exterior.

En un primer momento, los bomberos centraron su trabajo en bajar la carga de calor y cortar la propagación de las llamas a la vivienda, que finalmente no se ha visto afectada. El fuego se atacó con agua por dos frentes, en altura con una escala y a nivel de suelo desde el exterior e interior de la edificación. Para salvar la zona habitable los efectivos del 112 desmontaron, además, la parte de la cubierta en la que lindan vivienda y pajar para contener los focos activos ocultos en la estructura de madera que sustenta al tejado.

La temperatura esta madrugada en la zona era de tres grados negativos, lo que ha complicado los trabajos de extinción, dado que el agua caída en el suelo formaba placas de hielo que hacían difícil moverse por el lugar.

4475808