En la montaña

Fecha de publicación: 13/06/2012

  • Antes de salir a la montaña consulte las previsiones meteorológicas, así como los posibles avisos de riesgos de aludes.
  • Planifique bien sus excursiones, eligiendo correctamente la ruta, sea prudente y no sobrevalore sus posibilidades, igualmente no vaya solo, procure ir con compañeros experimentados.
  • Informe a su familia, compañeros o Guardia Civil de la ruta que va a realizar, indicando aproximadamente cuando va a regresar.
  • Prepare también el equipamiento que va a llevar, que el equipo sea adecuado, nunca debe faltar: mapa de la zona, ropa de abrigo, linterna, silbato y sobre todo teléfono móvil.
  • La comida que lleve que sea ligera, aliméntese a menudo en cortos descansos.
  • Una vez comenzada la excursión, si se encuentra con cambios bruscos en el tiempo, valore bien la nueva situación, a veces lo que parece fácil se torna peligroso, plantéese la posibilidad de regresar.
  • No se salga de los caminos o rutas marcadas.
  • Si va con niños, nunca los pierda de vista, sobre todo en los lugares más peligrosos.
  • Guarde las fuerzas, no tenga prisa, ni llegue a la extenuación. Igualmente cuando llegue a la cima o al lugar previsto, mantenga las fuerzas, pues aún hay que regresar.
  • Si hay nieve, esta podría ocultar zonas rocosas.
  • Nunca haga fuego en el bosque o en sus alrededores
  • Mantenga el monte limpio, no deje ni basura ni productos inflamables, tampoco tire colillas encendidas, podrían ocasionar un incendio.
  • Si se desorienta, mantenga la calma, busque un punto alto desde dónde va a poder revisar mejor los mapas.
  • Si ocurre algún accidente; mantenga la calma, piense con frialdad, primero evite que el accidente pueda agravarse, protegiendo al accidentado sin moverlo, abríguele, protéjase también a sí mismo.
  • Examine perfectamente la situación mientras llama al 112, déjese guiar por las pautas y consejos que le den. Procure transmitir tranquilidad al herido.
  • Esté pendiente de los Servicios de Rescate, si no se encuentran en un lugar visible que alguien se coloque en otro punto más adecuado para señalizarlo.